REFORMA DE PISO EN PUERTA DE MOROS con Andrés Mazuelas

Esta es la casa de un periodista y está inspirada en sus aficiones: música, danza y artes plásticas. Una estancia inundada de luz y armonía montada en torno a unas fotografías, unos pentagramas, una mesa primiti­va, telas en continuo movimiento y espacios teatrales. Desde el primer momento se piensa en desarrollar el programa de una forma útil y flexible, incorporando y respetando los elementos originales de la vivienda, como suelos de baldosas de terrazo hidráulico y las carpinterías de madera, realzando su valor. Pero también se incorporan nuevas soluciones y materiales, como suelos de resina autonivelante acabada en poliu­retano blanco o las particiones de policarbonato traslúci­do, que crean una sensación de ingravidez y de que la vivienda se dilata.

Se usaron recursos escenográficos que dotan de flexibilidad al programa, adaptándolo a diferentes usos, horas o situaciones. Recursos funciona­les cargados de metáforas que remiten al mundo de los espectáculos y las artes. Con ese fin, y repartidos por la vivienda, se usan telones y tramoyas que recuerdan el mundo del teatro y los decorados para ópera y danza recurriendo a ellos como soporte físico de funciones concretas. Pero no sólo espectáculos teatrales, como gran aficionado a los toros que es el promotor, los tabi­ques – siempre en blanco – se conciben a modo de burladeros taurinos y ocultan los espacios más privados.

Superficie: 123 m2