Se transforma una vivienda convencional (con vestíbulo, salón, cocina, pasillo oscuro, dos dormitorios, un baño y un balcón corrido) en una vivienda moderna con salón-comedor-cocina-biblioteca y terraza, dos dormitorios (o tres) y dos baños (uno de ellos con vestidor abierto).

Se organiza una banda con los baños, armarios, y altillos (a modo de trastero horizontal). Las puertas son correderas, de suelo a techo. Durante el día se esconden en los tabiques, de manera que el espacio es uno solo. Por la noche se cierran consiguiendo aislamiento acústico e intimidad. Las ventanas, de gran formato, con carpinterías estrechas y vidrios con tratamiento para control solar permiten que los árboles y el sol del invierno se adentre de lado a lado de la vivienda inundándola de luz. En verano los plátanos la tamizan haciendo juegos de luces y sombras.

Superficie: 72 m2