José María Cavero

Ático dúplex de 142 m2 para un escritor, poeta, publicista, amante de la lectura, del cine, del teatro, de la música y de cualquier formato para la cultura. Un buen amigo le propuso segregar la parte de la casa que le “sobraba” aunque sus libros no estuviesen muy de acuerdo.

Se conservó lo máximo: el suelo, las ventanas, la electricidad, la iluminación, los armarios, el aire acondicionado… Se hizo la mínima intervención: se creó un vestíbulo común a las dos viviendas, se mantuvo el espacio del baño modernizando sanitarios y acabados, se tiraron el resto de los tabiques transformando un pasillo y dos dormitorios en un único espacio, se añadió una kichinette, se amuebló y ¡hecho! ¡Donde había una casa ahora dos! Se completó el encargo encontrando a la inquilina ideal.

Sup. de la intervención: 30 m2