REFORMA DE CAFETERÍA CENTRO CULTURAL con Duch-Pizá

Se reubicó en planta baja la cafetería abriéndola a la calle como reclamo del centro y al patio desde ambos se pueden ver tanto la cafetería como la cocina en la entre planta. Se modificó el forjado para crear zonas de doble altura en la cafetería y para que se pudiera percibir la actividad de la cocina.

Al ser el espacio tan estrecho se dispuso la organización en bandas: barra, pasillo y mesas con un banco corrido tapizado en terciopelo verde (que recuerda a las telas de los palacios antiguos mallorquines y al color corporativo de la entidad). En la cocina unos vidrio curvos que siguen el límite del forjado permiten que penetre la luz y que se comunique visualmente con la sala de la cafetería.

Superficie: 250m2