REFORMA DE PISO EN BISBE con Jaime Sicilia

Se trata de una curiosa vivienda en pleno centro de Palma, que parece una casa de pueblo. La reforma introduce un par de elementos: una textura de madera para el suelo, que sirva de hilo conductor en todas las actividades de la casa y una mano de pintura blanca que cubra todo lo demás y sirva para inundar de luz la vivienda.

El color lo ponen los habitantes de la casa con sus cosas, recuerdos, como un paisaje emocional tendido al sol. Arte contemporáneo, juguetes, clásicos del mobiliario moderno y legendarias piezas del gigante sueco, se combinan en curiosos contrastes. La cocina es la parte más abstracta de la casa, resuelta con unas piezas de geometría limpia y color blanco.  De esta manera no hay un orden lógico de diseño sino una acumulación de situaciones, repartidas por la casa. Todas ellas gravitan alrededor de un patio por el que entra la luz y el sonido de las campanas de una iglesia cercana.

En el patio un pequeño estudio de pintura de 2,60×1,90 y 4,00m de altura se transforma, con un altillo y una construcción de tablero marino, a modo de camarote, en cuarto de invitados.

Superficie: 103 m2